Muchas veces hablamos indistintamente de términos como calambres, contracturas y de aquel dolor después de hacer ejercicio, y todos los asociamos a una mala preparación física. 

Vamos a buscar en el diccionario internacional de términos científicos a ver qué nos dice “FUENTE MESH”

CALAMBRES MUSCULARES: Contracción sostenida y generalmente dolorosa de las fibras musculares. Esto puede ocurrir como un fenómeno aislado o como una manifestación de un proceso patológico subyacente (p. Ej., UREMIA, HIPOTIROIDISMO, ENFERMEDAD DE LA NEURONA MOTORA, etc.). (De Adams et al., Principles of Neurology, 6th ed, p1398

 

CONTRACTURA MUSCULAR: “Acortamiento” prolongado del músculo u otro tejido blando alrededor de una articulación, lo que impide el movimiento de la articulación.

Sabemos que en realidad el término “acotamiento” es algo descriptivo y no realmente cierto, ya que la musculatura, al menos que haya un proceso patológico que lo explique, no se acorta, solo se contrae o se relaja. 

Buscando en diferentes trabajos científicos encontramos que La contractura es definida como la contracción permanente, dolorosa e involuntaria de un músculo que no cede con el reposo. Las contracturas pueden ser traumáticas cuando acontecen tras un traumatismo externo como un choque directo sobre el muslo, o no traumáticas como ocurre en el tortícolis o en la lumbalgia aguda o lumbago. 

En cuanto al calambre, es la contracción transitoria (minutos) dolorosa e involuntaria de un músculo o grupo de músculos con desplazamiento incontrolable de resolución espontánea. En ocasiones viene precedido de fasciculaciones (contracción de pequeñas fibras musculares de manera aislada que no generan movimiento articular)

Las contracturas y los calambres pueden coexistir, pero no tienen la misma etiología, que es miógena para las contracturas y neurógena para los calambres.

Las contracciones de los calambres se asocian a la repetición de los potenciales de acción de la unidad motora. Esta actividad mioeléctrica se conoce como «descarga del calambre». Se puede producir en sujetos sanos sin antecedentes de trastornos nerviosos o metabólicos, como durante el sueño, el embarazo y el ejercicio físico extenuante. Estos últimos calambres se han definido como calambres benignos» o «calambres idiopáticos» o «calambres sin causa aparente».

Y por otro lado tenemos el dolor por esfuerzo (delayed onset muscular soreness o DOMS en inglés). Con el término «agujetas» se definen los dolores musculares difusos que aparecen tras ejercicio intenso y prolongado en sujetos no entrenados. Habitualmente el dolor aumenta a las 24 horas que siguen al ejercicio, para alcanzar el cénit entre éstas y las 78 horas siguientes y disminuir durante los 5-7 días posteriores al ejercicio. La musculatura se encuentra contracturada con dolor a la movilidad activa y pasiva e incluso a la palpación. El dolor se localiza en la unión musculotendinosa, ya sea proximal o distal, aunque si el ejercicio ha sido muy intenso es habitual su localización a lo largo de todo el trayecto muscular. 

Dedicaremos un post completo al DOMS más adelante, pero ya te adelanto que no es por culpa de los cristales de ácido láctico, el cual ya se sabe que no se produce en el cuerpo humano.

Los calambres del deportista

Vamos a profundizar en Los calambres del deportista que aparecen habitualmente tras un esfuerzo intenso en sujetos sometidos a entrenamiento excesivo.

Históricamente, las causas de los calambres asociados al ejercicio se han propuesto como 

(1) anomalías heredadas del metabolismo del sustrato (‘teoría metabólica’) 

(2) anomalías del equilibrio de líquidos (‘teoría de la deshidratación’), 

(3) anomalías de las concentraciones séricas de electrolitos (‘teoría de los electrolitos’) 

(4) condiciones ambientales extremas de calor o frío (‘ teoría ambiental ‘).

En ninguna está la teoría del mal preparador físico.

 

Los principales factores de riesgo de los calambres musculares asociados al ejercicio son los antecedentes familiares de calambres durante o después del ejercicio, el aumento de la intensidad y duración del ejercicio, y un acondicionamiento inadecuado para la actividad (planificación e inadecuada preparación para la competencia)

¿Cuando tengo un calambre inducido por ejercicio?

  1. son agudamente dolorosos 
  2. presentan un inicio involuntario y una resolución gradual y espontánea o una terminación súbita con el estiramiento muscular; 
  3. sólo está afectado un músculo o una parte del mismo; 
  4. se asocian a contracciones contracciones modestas y enérgicas;
  5. se producen preferentemente en los músculos de las pantorrillas y los pies, seguidos de los isquiotibiales y los cuádriceps. La prevalencia de los calambres es aproximadamente del 37% con una especial predilección por las extremidades inferiores, especialmente gemelos, pies y muslos, por este orden. Es característica la exacerbación nocturna, hecho que acontece en más del 70% de los pacientes.

En cuanto a las condiciones externas, en los nadadores los calambres son especialmente frecuentes si la temperatura del agua es muy fría. Los esfuerzos efectuados en una atmósfera caliente y húmeda (mineros) provocan una diaforesis intensa con pérdida de agua y sal. La presencia de calambres es la regla si no existe el suficiente aporte de sal, con ello evitamos la hiponatremia responsable del cuadro.

¿y los nutricionistas no tienen nada que ver?

El calambre del golfista, se presenta habitualmente en golfistas sometidos a mucha presión en torneos de prestigio. El calambre aparece exclusivamente en los golpes cortos, en el approach, y especialmente al patear en el green. Súbitamente el golfista presenta un calambre en el antebrazo y la mano que le impide embocar una bola fácil. Algunos autores consideran el calambre del golfista como una distonía de función (CONTEXTUAL)

¿y los psicólogos no tienen nada que ver?

El calambre en el deportista y “hipótesis de control neuromuscular» 

Schwellnus fue el primero que propuso dicha hipótesis. Esta hipótesis se basó primero en la observación de que la susceptibilidad a los calambres aumenta después del ejercicio de fatiga. En segundo lugar, la aparición de calambres musculares asociados al ejercicio es más común en las últimas etapas de una carrera (es decir, después del desarrollo de la fatiga muscular), y la aparición tanto de la fatiga como de los calambres puede retrasarse con suplementos de carbohidratos y electrolitos durante el ejercicio de fatiga

Esto último se relaciona con lo que estudiaron Manjra y col. analizó datos de 1300 corredores de maratón y descubrió que los factores de riesgo incluían los comunes a todos los participantes en las carreras de maratón, incluida la larga distancia (> 30 km) y la presencia de fatiga, pero también correr a un ritmo más rápido de lo normal en el entrenamiento.

Basándose en estas consideraciones, Schwellnus sugirió que un control neuromuscular alterado durante la fatiga (aumento de las entradas aferentes excitatorias y disminución de las inhibitorias a las motoneuronas, lo que da lugar a una actividad sostenida de las motoneuronas) podría subyacer al origen de los calambres musculares asociados al ejercicio.  

La sobrecarga muscular y la fatiga afecta al equilibrio entre el impulso excitatorio de los husos musculares y el impulso inhibitorio de los órganos tendinosos de Golgi (GTO). Esto da lugar a un calambre muscular localizado. Por lo tanto, la fatiga muscular local es responsable de un aumento de la actividad aferente del huso muscular y una disminución de la actividad aferente de los órganos del tendón de Golgi. Los músculos que cruzan dos articulaciones se pueden colocar más fácilmente en posiciones más cortas durante el ejercicio y, por lo tanto, disminuirían la actividad aferente del órgano tendinoso de Golgi. 

Dado que la deshidratación y el agotamiento de electrolitos son anormalidades sistémicas, no está claro cómo estos cambios podrían resultar en síntomas locales como calambres en los grupos musculares que trabajan.

Además, durante el calambre, la actividad EMG (electromiografía) es alta y el estiramiento pasivo es eficaz para reducir la actividad EMG. Esto alivia el calambre probablemente al invocar el reflejo de estiramiento inverso. 

Sin embargo, esto todavía no explica por qué los calambres no son una consecuencia inevitable del ejercicio que causa fatiga, por qué parece ocurrir con mayor frecuencia en entornos que imponen un alto estrés térmico o por qué algunos individuos se ven afectados y otros no.

Abordaje de los calambres

La teoría del «control neuromuscular alterado» con la teoría de la «deshidratación» es el modelo descriptivo más convincente.

Los calambres profesionales son frecuentes en aquellos músicos novatos no acostumbrados a tocar durante mucho tiempo. En los pianistas es frecuente la afectación del cuarto y quinto dedo de la mano derecha, en cambio en los guitarristas el calambre se presenta en el tercer dedo derecho. En los violinistas es habitual el calambre en los dedos índice y mayor izquierdos, y en los flautistas en el mayor y anular izquierdos. La mayoría de estos sujetos son sensibles, emotivos, obsesionados por perfeccionar su técnica y habitualmente ansiosos.

Las estrategias de tratamiento y prevención de incluyen: 

  • inducción de calambres eléctricos para una adaptación, 
  • kinesio taping y prendas de compresión, terapia de masaje, 
  • suplementos de electrolitos e hidratación, quinina, jugo de pepinillos, suplementos nutricionales. 
  • ejercicio correctivo, estiramientos, 
  • estrategias de hiperventilación (relajación).

En los agudo, los calambres musculares asociados al ejercicio son una ocurrencia relativamente común en una variedad de actividades deportivas y de ejercicio. El inicio es generalmente impredecible y la intensidad y duración de los espasmos musculares son muy variables. Debemos favorecer la actividad inhibitoria al músculo (disminuyendo la actividad de las motoneuronas alfa), ya sea estimulando las aferencias GTO mediante estiramientos.

Puede haber diferentes mecanismos en funcionamiento en diferentes situaciones, y no hay un apoyo concluyente para ninguno de los mecanismos propuestos. Las estrategias de prevención y tratamiento no son uniformemente efectivas, debe ser un abordaje multifocal entre nutricionistas, psicólogos, kinesiólogos, preparadores físicos y entrenadores, donde la planificación nutricional para los entrenamientos y competencias, al igual que el manejo de la carga física y la preparación psicológica para el manejo de situaciones estresantes, pueden ser estrategias para paliar estos eventos, además de técnicas de recuperación y farmacológicas indicadas por médicos competentes. 

Y para ver más videos sobre otras temáticas, te invito a hacer haciendo clic acá Blog

 

Si te gustaria seguir teniendo acceso a estos videos, GRUPOS DE ESTUDIOS GRATUITOS y a MASTERCLASS GRATUITAS, te invito a ingresar a nuestro GRUPO EXCLUSIVO de TELEGRAM CLICK AQUÍ

Si por ahora no tenes TELEGRAM, no te preocupes, puedes dejarme tu E-MAIL en este formulario y pronto te llegarán todos los accesos. Por favor, forma parte de nuestro EQUIPO CLICK AQUÍ

Referencias:

  • Origin and Development of Muscle Cramps Marco Alessandro Minetto1, Alex Holobar2, Alberto Botter3, and Dario Farina4 1Division of Endocrinology, Diabetology and Metabolism, Department of Internal Medicine, University of Turin, Turin, Italy; 2Faculty of Electrical Engineering and Computer Science, University of Maribor, Maribor, Slovenia; 3Laboratory for Engineering of the Neuromuscular System, Department of Electronics and Telecommunications, Politecnico di Torino, Turin, Italy; and 4Department of Neurorehabilitation Engineering, Bernstein Focus Neurotechnology Go¨ ttingen, Bernstein Center for Computational Neuroscience, University Medical Center Go¨ ttingen, Georg-August University, Go¨ ttingen, Germany. MINETTO, M.A., A. HOLOBAR, A. BOTTER, and D. FARINA. Origin and development of muscle cramps. Exerc. Sport Sci. Rev., Vol. 41, No. 1, pp. 3Y10, 2013. Cramps are sudden, involuntary, painful muscle contractions. Their pathophysiology remains poorly understood. One hypothesis is that cramps result from changes in motor neuron excitability (central origin). Another hypothesis is that they result from spontaneous discharges of the motor nerves (peripheral origin). The central origin hypothesis has been supported by recent experimental findings, whose implications for understanding cramp contractions are discussed. Key Words: cramp discharge, cramp threshold frequency, electromyography, exercise-associated muscle cramps, motor unit action potentials, motor neurons.
  • Exercise-Associated Muscle Cramp-Doubts About the Cause DOI: 10.5455/msm.2018.30.67-69 Received: November 28 2017; Accepted: January 24, 2018 REVIEW Mater Sociomed. 2018 Mar; 30(1): 67-69 © 2018 Dzenan Jahic, Edin Begic This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution Non-Commercial License (http://creativecommons.org/licenses/bync/4.0/) which permits unrestricted non-commercial use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6901412/
  • https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9232553/
  • https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-contracturas-calambres-agujetas-10022201